LA GUERRA DEL SR. ARBUSHTO,

DE UNA GRAN MENTIRA LLAMADA DEMOCRACIA

 Y DE  OTRAS LÓGICAS MUY ILÓGICAS

 

        Vivimos en medio de una Gran Mentira, que a veces asoma inesperadamente, con toda claridad, en alguna parte y en algún momento de la Historia. Esa Gran Mentira es la que se llama ‘Democracia’, ‘Estado de Derecho’ (¿o de ‘Derecha’?), ‘Libertad’, ‘Progreso’, ‘Civilización’, etc. Bellas y grandilocuentes palabras, que no existen en la realidad, pero que a los políticos se les llena la boca con esas afirmaciones, lo que no les impide mostrar su ignorancia (y los políticos, salvo alguna honrosa excepción, se cuentan entre el sector más peligrosamente ignorante de la Humanidad…), su mezquindad moral y estrechez mental cuando llega “la hora de la Verdad”. Como ahora, en este momento de Guerra. Bajo esa Mentira (sobre)vivimos y nos auto-engañamos también.

 

        Lo que ocurre es que los atentados contra la Lógica son ya tantos, a uno le tienen tan confundido, que ya no sabemos si estamos cuerdos o locos. O las dos cosas. De eso quisiéramos hablar a continuación, en esta reflexión.

 

        Precisamente esto es lo que sucede ahora, con la guerra del Baby George Bush (Jorge Arbusto, Jorge Matorral), siguiendo la lógica de su Papá Bush, el Viejo. Al parecer, la Administración de Bush Viejo no se quedó muy contenta al final con que Sadam Hussein (tampoco ningún santo, a decir verdad…) se quedara en el poder cuando lo de la otra guerra. Es decir, la guerra del 91 contra Irak se quedó a medias. Desde la óptica del fundamentalismo de la Administración de EUA, habría que haber echado a “Satán” Hussein. No lo consiguieron hacer en aquel entonces. Por eso, Baby Bush tenía que terminar de cumplir ahora el papel que el Bush Viejo no terminó de realizar debidamente. Una lógica muy familiar… con unos intereses muy macabros detrás.

 

        Y seguir, claro, con otros “demonios”. Pero sin acabar del todo con el “Eje del Mal”, porque eso sí, no hay que terminar con él, ya que, sin enemigos, ¿de qué iban a vivir sus amigos militares? Los militares necesitan siempre un Enemigo. De eso viven. Del miedo, del conflicto, de la posible amenaza. Por eso se inventan “guerras preventivas”.

 

        Son evidentes los intereses del Sr. Arbusto por el petróleo iraquí (el interés principal de las multinacionales de EUA, en esa unión militar-industrial), pero también debemos ver aquí los intereses geo-estratégicos y geo-políticos de esta guerra del Gobierno de EUA[i]. Controlar Irak (¿posteriormente Irán?) sería una excelente baza estratégica en Oriente Medio y un buen apoyo para el dominio y control político estadounidense del mundo, como superpotencia hegemónica en estos momentos.

 

        Con el apoyo de un otro militarista de la región, “el carnicero de Sabra y Shatila”, Ariel Sharon, el control de esa difícil región parecería asegurarse para el Pentágono y la Casa Blanca[ii]. Es la hora, pues, de los halcones de la Guerra, de ese fascismo terrorista en nombre de los Estados, que sigue exterminando gente, no importa qué apellidos lleve. Es la hora también de verificar la nueva tecnología militar, las  nuevas armas “inteligentes”.

 

        Por cierto, ‘terrorismo’siempre es el de ‘los otros’. ‘Lo nuestro’ se llama  ‘intervención’ o ‘guerra preventiva’, nunca ‘terrorismo de Estado’. Porque otra cosa parece clara: para la guerra preventiva, tod@s somos sospechos@s. Esa es su lógica, y si queremos llevarla hasta el final, lo mejor sería acabar con todo el mundo (porque de tod@s se puede sospechar). Así no habría amenazas nadie. Se quedaría el Sr. Arbusto solo en el mundo… pero eso sí, ¡seguro, muy seguro![iii]

 

        Por si fuera poco, lo que sí realmente está todavía claro es que quienes sí poseen armas atómicas, químicas y bacteriológicas son los EUA (lo de Irak todavía no está del todo claro, según dicen los inspectores…). Y además las emplean. Pues, por la misma lógica, ¡qué se desarmen los EUA! Así viviríamos más tranquilos en el resto del mundo. Bueno, esta podría ser una buena propuesta en la ONU: que, con los mismos argumentos que utilizó el Sr. Arbusto para atacar a Irak vayan los inspectores de la ONU a EUA! Ellos tienen armas muy terribles, pero sólo las quieren tener ellos. ¿En base a qué argumentos? ( De paso, podemos pedir también al club actual de armas nucleares que se desarme también. Y con el resto de armamento. Así viviríamos tod@s más tranquil@s y pacíficamente).

 

        Tampoco sería ilógico ver en esta guerra una buena penetración del área del “dólar” en la región, frente a la amenaza del “euro” (¿explicaría esto algunas posiciones “pseudo-pacifistas” de algunos gobiernos europeos? En todo caso,  personalmente, de una manera unilateral o con apoyo multilateral, esta guerra nos sigue pareciendo siempre fuera de lugar). Lo que menos parece importarles a los “señores de la guerra” es la vida de miles (¿o de millones?) de iraquíes, de civiles, de niñ@s, mujeres, ancianos y hombres, que pagarán con sus vidas, su hambre, su sangre, sus hogares destruidos, sus muert@s, sus lisiad@s, su no futuro, las aventuras de estos letales políticos que no les importa para nada la Opinión Pública Mundial y la Sociedad Civil Internacional. Si no, observen ustedes atentamente el triste papel que en general los políticos, no sólo en los Gobiernos sino en los Parlamentos también, están teniendo en estos días. Sin embargo, les seguimos y les seguiremos votando… ¡Cómo no! ¡Lo necesita la “Democracia” (de ellos)!

 

        De ahí, por consiguiente, nuestro llamado de atención igualmente para observar todo este panorama “circense” (trágico, más que cómico) y no seguir cayendo repetidamente en estas burdas trampas, que insultan nuestra capacidad pensante . Si, grosso modo, un 80% de los ciudadan@s de muchísimos países (tal vez sea menor esta proporción  en los EUA, aunque hubo y se están dando fuertes manifestaciones en contra de la guerra), se oponen a la guerra,  ¿qué significa políticamente que la mayor parte de los gobernantes que están al frente de algunos países o como representantes en sus Parlamentos, no les hayan hecho ni caso a la Opinión Pública nacional e internacional? Claro, es que ellos tienen sus propios intereses, sus propios miedos, sus propias luchas. O entonces buscan subirse al carro de los vencedores y sacar ventajas con la “reconstrucción de Irak” y otras prebendas. ¿”Democracia” significa depositar un  papel en una urna cada cuatro años? ¿No significa seguir la voz y el dominio del pueblo? ¿Y dónde están estos? ¿Estamos contentos con nuestra esclava mediocridad de vida?¿Por cuánto tiempo vamos a seguir culpablemente cieg@s?

 

        Pero la hora de los tambores de guerra es, paradójicamente, un tiempo de ‘oportunidades’y de‘grandes cambios’ para la PAZ. Nos invita a ejercer la ciudadanía universal (¡fue el pensamiento humano el que inventó eso de territorios, países, banderas, himnos nacionales, ejércitos y otras lindezas del estilo, bastante perjudiciales, por cierto!). La guerra contra l@s iraquíes es la guerra contra tod@s nosotr@s, porque es la guerra contra la Humanidad y toda guerra es una guerra contra la Humanidad.

 

        No es este entonces el momento del encogernos de hombros ni de la pasividad, en los que posiblemente hemos “vivido” tantos días de nuestra vida. ¡Es el momento de “Despertar” a la Vida! Nos auto-invitamos, por ejemplo, a:

 

+ Manifestarnos ante la Embajada de los EUA mientras la guerra esté presente. Podemos también llamar a la Embajada, mostrando nuestra disconformidad con la guerra del Sr. Arbusto (y de su complejo industrial-militar).

 

+ No comprar productos estadounidenses mientras dure la guerra: boicot comercial, por ejemplo, a la Coca-Cola y Pepsi (por lo demás, por cierto, nada buenas para la salud), a McDonald’s (dígase lo mismo de su “comida-basura”), etc.

 

+ Mantenernos informad@s de una manera alternativa y crítica (¡cuidado con la CNN!). Multiplicar las informaciones críticas “boca-a-boca”. Hagamos “red informativa alternativa”.

 

+ Fomentar tiempos de estudio y debate en las Universidades, Institutos y Centros Educacionales sobre esta guerra. También en casa, con nuestras familias.

 

+ Llevar a  cabo actos simbólicos, pero importantes: pañuelos de paz, “caceroladas” y “pitadas” por la PAZ, broches blancos de la PAZ, resistencias personales creativas…

 

+ Implementar vigilias y reuniones por la PAZ: oraciones por la PAZ, festivales de artistas (a lo mejor no tan famos@s, pero ¡eso qué importa!), ayunos por la PAZ, una hora de silencio por la PAZ en algún lugar público, etc.

 

        En fin, hay éstas y otras, hay muchas maneras de estar alerta y activ@s en nuestro rechazo a una guerra que no queremos. Lo peor es la resignación y la pasividad, que es lo que los poderosos desean de sus ciudadan@s alienad@s. Seamos inteligentes, es decir, seamos insumis@s, pues, al Orden Establecido (‘american way of life’).

 

        Como conclusión, como reflexión final, cabría dudar, con buenos argumentos, si los seres humanos  hemos evolucionado éticamente a lo largo de la Historia. Recordemos, si no, lo que ya escribía S. Agustín de Hipona (La Ciudad de Dios, IV.4) en el siglo cuarto de nuestra Era:

 

“En efecto, ¿qué son los imperios sin justicia, sino grandes bandas de ladrones? ¿Y qué es una banda de ladrones sino un pequeño imperio?”

 

        Y si esto pasa con los pequeños imperios, ¿qué será con los grandes?

 

 

 

rui manuel grácio das neves

(dominico)

managua

20.03.03.



[i] Por supuesto, distinguimos entre el Gobierno y el pueblo de los EUA, entre los cuales tenemos buen@s amig@s, que también están en contra de esta absurda guerra.

[ii] Seguimos pensando que la Paz entre palestin@s e israelíes es posible, siempre dentro de la Justicia y la Fraternidad, por más utópico que parezca eso hoy: ¡no hay otra salida que la del entendimiento mutuo!

[iii] O mejor, invitémosle a que se vaya a una isla solitaria y se quede por allá. Lo sentimos por la flora y la fauna del lugar (pero los protegeremos también, no se preocupen, de semejante depredador feroz…).

1