CARTA DE LA SOLIDARIDAD N° 14

 

¡SIGUE EL DESASTRE EN NICARAGUA!

 

 

        Querid@s herman@s solidari@s con Centroamérica y especialmente con Nicaragua:

 

        Un saludo cordial desde estas tierras, con algunos datos más recientes, para que puedan acompañar, con “conocimiento transformador”, esta difícil realidad de nuestros pueblos centroamericanos. Seguimos trabajando socialmente el tema de Nicaragua y la situación de desastre económico-social-político-cultural en que se encuentra.

 

1. Empiezo con un relato de la vida cotidiana, como muestra de la desesperada situación económica en la que se vive.

 

        No sé si ya he contado este hecho en otra ocasión, pero en todo caso aquí va un testimonio diario de lo que acontece a menudo por estas tierras nicas. En Managua, por ejemplo. Había quedado con un amigo para trabajar una serie de cuestiones. Él prefirió que fuéramos a un bar. En un determinado momento, él dijo que quería almorzar algo allá. Para mí era todavía temprano, así que no lo acompañé en esto. Él comió un arroz con pollo y algunas verduras más. Había ya terminado, cuando un muchachito harapiento se acerca a la mesa y le pide si puede “terminar” la comida. Él accede y entonces este muchacho se lleva el plato y va a chupar lo que queda de los huesos en otra mesa aparte.

 

        Desgraciadamente, esto no es algo raro en Nicaragua, pues ya en otras ocasiones presencié algo parecido.

 

        ¡Así están las cosas por acá!

 

2. Una parte importante de esta población está buscando única y exclusivamente como sobrevivir en estos momentos de no-trabajo, de no-protección social, de no-vida humana. En estos países es donde se siente con toda su intensidad lo que significan los planes neoliberales en toda su crudeza. Hay que pensar que aquí el Estado no proporciona apoyo social a la gente carente (entre el 80 y el 85% de la población nicaragüense es considerada pobre y la mitad de ese porcentaje, tal vez un 40%, vive en extrema pobreza). Solamente el trabajo de las ONGs y algunas Iglesias. Por consiguiente, la dura situación es la de sobrevivir cómo sea, con muchas dificultades para encontrar trabajo y además por un tiempo estable. Los salarios son muy bajos, en algunos casos de miseria, especialmente en labores manuales.

 

        Además, este tipo de trabajo posee escasas prestaciones sociales, como se decía son salarios bajísimos (con lo cual la llamada economía de mercado nunca se calienta) y cuando se acaba el trabajo, pues sencillamente no hay nada y hay que buscar en otra parte. Por supuesto, no hay ningún seguro de desempleo. Si alguien trabajó en un puesto mejor, de tipo profesionalizante, por ejemplo, tendrá derecho a una indemnización, y nada más. Quedará en la calle, y a buscar por donde “poder tirar”.

        En otras palabras, la inseguridad, la incertidumbre, afecta a la mayor parte de la población nica, incidiendo también sobre las capas medias de la población, ya de suyo muy reducidas. Es el “¡sálvese quien pueda!”, pero en un país sin apoyos sociales y sin economía que dé salidas. ¡Y lo que desesperanza y frustración lleva esto detrás! De ahí que una buena parte de los jóvenes anhelen emigrar y de hecho lo hagan.

 

        Lo peor de esto es que esta dinámica ha quebrado en general el proceso asociativo y reivindicativo colectivo. Abundan protestas, pero no articuladas entre sí y de poca cantidad de gente afectada, quitando algunas excepciones que luego comentaremos. Evidentemente, el Gobierno de acá no se interesa demasiado por estas reivindicaciones populares, dice que no hay dinero (sin cuestionarse sus mega-salarios y sus privilegios en los que vive, empezando por el propio Presidente). En pocas palabras, Nicaragua no parece un país viable. Sólo es viable para los intereses transnacionales, apropiándose aún más de sus recursos naturales, su campo y aprovechando su exportación de mano de obra barata, baratísima. Es decir, sólo es viable para los intereses  del FMI, del BM, y sobretodo de las transnacionales.

 

        Incluso el BM ha tenido que empezar a preocuparse más por la cuestión social en los países de C.A., desde sus esquemas mentales, claro. Al menos, en la retórica. La dirigencia del país hace descaradamente el juego a estos organismos financieros, que marcan realmente la política de estos pequeños países. Son aliados incondicionales del actual Gobierno de los EUA y, en general, de los intereses de la política y economía de EUA en la región, cada vez más feroz y fascista.

 

        Esto ya era sabido. Lo que pasa es que ahora se ve con una claridad meridiana (por ejemplo, en el envío de tropas nicas a Irak, que si bien han tenido que regresar hace meses, es porque ningún país ha querido financiar esa presencia de soldados nicas en Irak por más tiempo). Por lo tanto, es muy difícil pensar en una salida, “decente” desde el punto de vista social, para Nicaragua. Repetimos, estos no parecen países viables en ningún aspecto de la cuestión. Esto, si hacemos un análisis macro. A nivel micro, encontramos más resistencia, pero no con un grado asociativo-reivindicativo alto.

 

3. A nivel político, hemos visto durante meses la tragicomedia de la detención de Arnoldo Alemán, el corrupto ex Presidente de Nicaragua, que saqueó el Estado y los recursos del país, junto con una serie de “administrativos”, que condujeron a que el pueblo se empobreciera todavía más. El Gobierno actual había llevado adelante una “cruzada contra la corrupción”, pero en los últimos tiempos ésta ha mostrado sus límites y su verdadera cara.

 

        Tan es la cosa así que se está acusando al actual Presidente Enrique Bolaños de haber participado también de la corrupción del anterior mandatario, de quien era precisamente su vice-presidente, especialmente con fondos especiales de donantes no revelados, para la última campaña presidencial. Él alega que no se enteró de nada. Sin embargo, hubo financiación ilegal y dinero sacado del Estado para financiar la campaña electoral última de Bolaños en el PLC (Partido Liberal Constitucionalista), el partido hegemónico en Nicaragua, como es sabido. Él sigue negando que sabía algo de esto. En todo caso, el asunto permanente de los mega-salarios de algunos asesores y de personal del Gobierno, así como del mismo Presidente (uno de los que presidentes que más gana en dólares de toda América y que cobra además pensión de vice-presidente del Gobierno anterior también, si no han revisado esto ya), pone contra las cuerdas la limpieza de un proceso anti-corrupción en el que se apoyó el actual Presidente y que tanto le permitió ganarse confianza de tod@s en los primeros meses de Gobierno.

 

        Pero el análisis político parece apuntar a que la “cruzada anti-corrupción” fue centrada más bien en contra de Alemán, un corrupto claro, que es expresión de una manera de gobernar típica de la época neoglobalizadora. Sería ingenuo pensar que los políticos (cuya estatura moral es normalmente de bajo perfil y está a la altura de lo altamente delincuencial) iban a actuar con transparencia y rectitud en todos los procesos de privatización, con todos los miles de millones de dólares que esto implica. Estos procesos de privatización son muy “oscuros” y deja que sospechar sobre favoritismos, nepotismos, “sobres” bajo la mesa, privilegios y prebendas para los políticos que votan dichas privatizaciones y que las potencian. Este negocio de las privatizaciones es uno de los negocios más redondos de la neoglobalización que se dan y no son precisamente los valores de democracia, transparencia y participación popular los que se evidencian en estos procesos.

 

4. Creemos que no es difícil la lectura política de lo acontecido en Nicaragua en estos últimos años, desde la toma de poder del presidente Bolaños. Se trataba de dar una “escarmentada” ante quien robó descaradamente el Estado (es decir, al pueblo nica). No se puede robar de esa manera tan poco sutil, actuando encima con prepotencia y autoritarismo, resultando como “drogadictos del robo megalómano compulsivo”. Esto era demasiado.

 

        Además, un ligero análisis de clases nos mostraría que Alemán y sus secuaces eran unos advenedizos al poder en Nicaragua, lo que aquí se denomina “burguesía chapiolla” (palabra despectiva de ‘lo campesino’). No son la burguesía de abolengo, como la de Granada. Esa podría saquear las arcas ciudadanas, pero lo hace poco a poco, de manera más “inteligente”, “normal” y apelando a privilegios históricos. Estos “jovencitos” advenedizos, simbolizados por el eje Alemán-Byron Jerez (cada cual más ladrón…) se estaba saltando las “reglas históricas de clases” en esta Nicaragua desde la “Conquista”…

 

        Alemán y los suyos (con un carácter muy de mafia familiar también) serían el ejemplo más explícito de a donde puede llegar el “orden neoliberal” sin el “control de siempre”. No sería de extrañar entonces que, en Nicaragua, la “burguesía de siempre”, conservadora, dentro de una lucha con otros fragmentos de burguesía, todos buscando transnacionalizarse al máximo (la única manera de sobrevivir en estos momentos), se haya sentido amenazada con estos “chapiollos” (“pueblerinos”), perdiendo sus espacios tradicionales de poder e influencia. Es entonces una “pasada de cuentas”.

 

        Pero además de esta interpretación interna, habría otras razones de índole externa, de carácter más estructural-internacional. Detrás de esto estaría la Embajada de EUA, que, en estos lugares del mundo, cuecen más que en otros “sus” intereses estratégicos. No interesaba un Alemán corrupto, “aliado” (o prisionero) cada vez más del FSLN (los famosos pactos), por intereses mutuos, incontrolable, sin finanzas claras, sin estabilidad política (los inversionistas extranjeros quieren “paz y tranquilidad” para poder hacer sus negocios), etc.

 

        La tradición “caciquil” siguiría entonces imperando en este país, aunque los “caciques” fueran ahora Alemán y Ortega. Ellos hablan por el país y se entienden como sus representantes. ¿Pero qué intereses realmente defienden?

 

        Por eso, la tragicomedia era si por fin Alemán iba a Tipitapa (donde está la ‘Cárcel Modelo’) o se quedaba en su finca de “El Chile”. La jueza Juana Méndez, de influencia del FSLN (que, por cierto, tiene una gran poder en el área judicial), se prestó al juego de llevarlo a una prisión especial (“jaula de oro”) y después sacarlo de allá. Mientras tanto Daniel Ortega quería negociar con el PLC en función de sus intereses. Pero como aquéllos sólo tenían en mente sacar a toda costa a Alemán de su prisión, por muy “dorada”que fuera, le impidió al líder del FSLN volver a reeditar los pactos (el famoso “repacto”, que de hecho se dio varias veces, hasta que explotó en el “último”. ¿O habrá “último” en esta historia?). Era trágicocómico: Daniel estaba una semana de acuerdo con Bolaños y se ponía en contra de Alemán, pero otra semana se acercaba a Alemán y maldecía a Bolaños. Todo para sacar las mayores ventajas políticas de la situación. A Ortega, Alemán le ha servido como “pieza del ajedrez” de la negociación, para conseguir más poder. Por eso no lo quería “acabar políticamente”.

 

        El perfil del FSLN se presentaba así con el perfil de un partido oportunista, al menos en su conducción danielista, que habla en nombre de los pobres, pero en realidad más bien es en función de sus intereses partidarios o personalistas, donde cualquier compromiso con una transformación socialista es mera retórica, que sólo se saca cuando interesa amenazar al poder dominante con alteración del “orden” social y poder luego negociar, obteniendo ventajas. Conseguidas las negociaciones, se para lo que haya que parar. El FSLN no promueve la transformación social y lo que es peor todavía, no la deja promover. Daniel Ortega parece “gobernar desde la sombra”, es un verdadero poder en este país y hasta hay quien dice que no le interesa ganar las elecciones (por eso se autocandidata…), porque así se quemaría más rápido. “Estar a la sombra” le permite negociar con más fuerza, con amenazas de presión social, de ejercer su hegemonía en el ámbito judicial, etc.

 

        El otro sector importante del FSLN, se cuenta, es el sector de los “empresarios del FSLN”, grupo importante, donde está, entre otros, Humberto Ortega y una serie de gente que se enriquecieron desde hace tiempo dentro del FSLN, especialmente con la “piñata” del 90. Esta gente tiene mucho poder económico, tierras, empresas, etc. y capital también fuera de Nicaragua. Estos “barones plutócratas” del FSLN pueden tener un peso decisivo dentro del partido. La pregunta es si pronto llegará a ser decisivo. Es sabido que Daniel Ortega y Humberto Ortega, pese a ser hermanos, no van por el mismo camino… Pero la pregunta es también si hay otras alternativas de peso dentro del FSLN, capaces de hacer sombra a estos “dinosaurios” de la política nica desde hace décadas en el país. Parece que el país no se libera del “caciquismo”…

 

        Al “final” de este capítulo de esta “telenovela política de la globalización neoliberal” se llevaron al “Gordomán” a la “Cárcel Modelo”, después de que otras veces se le había confinado a su finca de “El Chile” por “valetudinario” (es decir, por estar enfermo y con achaques, lo que no impidió que cuando le sacaran una de las veces de la cárcel, corriera en su finca una “bacanal” de cervezas y licor, para celebrarlo con sus amiguit@s diputad@s, según mostraban los fotógrafos: ¿dónde estaba entonces lo de “valetudinario”?).

 

        En conclusión, la famosa lucha anti-corrupción no es (¿o era?) sino un montaje del Gobierno Bolaños, orquestada desde los intereses de EUA (Embajada USA), para apartar por fin del poder a un  mega-corrupto como Alemán, que ya no satisfacía las demandas de EUA para Nicaragua. El lavado de dinero y posiblemente, según dicen, el narcotráfico (¿venta de armas también?) de Alemán y sus “compinches” era asunto demasiado peligroso ya para ser visto con buenos ojos por EUA, especialmente por lo incontrolable de la situación. Temía que se pudiera dar un nuevo caso Noriega. EUA no deseaba eso. Esta hipótesis política se torna bastante plausible y encaja bien con lo observado socio-políticamente hasta ahora.

 

        Como dicen nuestros herman@s italian@s, si non è vero, è ben trovato…

 

5. En medio de toda esta tragicomedia, hubo un fenómeno de masas bien interesante. Lo que se dio en llamar “La Ciudadela del Nemagón”. El ‘Nemagón’ es un producto terrible para la salud de toda la gente que trabajó en las transnacionales bananeras, venidas de EUA, en las últimas décadas. Ha provocado trastornos graves en cuantos laboraron en las bananeras, trastornos que en algunos casos ha llevado incluso a la muerte. Viniendo de diversos lugares de Nicaragua, sobre todo del Norte y en gran parte de Chinandega, est@s campesin@s han hecho de sus padecimientos y de sus enfermedades una bandera de lucha contra varias trasnacionales “gringas”.

 

        Han conseguido ganar varias batallas legales en los EUA, pero estas multinacionales se han unido para impugnar esos juicios, que implicarían millones de dólares que tendrían que pagar. Eso lleva consigo duras batallas legales, para las que est@s campesin@s afectad@s necesitan apoyo del Gobierno.

 

        Como no tuvieron acogida en el Ejecutivo, se plantaron en pura Managua frente a la Asamblea Nacional (conocida popularmente más bien por “Chanchera Nacional”…), exigiendo de los Diputados leyes de protección apropiadas, que se les pague lo impagable (su salud) y que el Presidente del país los reciba y apoye.

 

        El Presidente tardó efectivamente en recibirlos. Estuvieron acampados en un jardín durante casi un mes, durante marzo, en una cantidad de gente calculada entre 3.000 y 5.000 personas, pacíficamente. (Cuando fue el Carnaval incluso se les pidió que dejaran el lugar donde estaban, porque iba a pasar el carromato de la diversión y no quedaba bien que ell@s estuvieran por allá: ¡desmerecían el Carnaval a los que querían disfrutar! Por cierto, fue durante los atentados de Madrid. Hubo incluso quien, sabiendo toda la polémica que desató la película ”La Pasión de Cristo”, estrenándose por aquel entonces en Nicaragua, se preguntó en un artículo de periódico:

 

“Si Jesucristo viniera a Managua, después de recorrer Cafarnaúm, ¿buscaría a don Enrique Bolaños y se alojaría en Plaza Inter? ¿O se iría directamente donde están los “leprosos” del Nemagón? No dudo que se quedaría a dormir con ellos”[i].

 

        La ‘Ciudadela del Nemagón’ fue, pues, un ejemplo de “hacer ciudadanía” para cuant@s estuvieron allá durante un mes y para cuant@s nos acercamos a darles apoyo monetario o moral, a celebrar Eucaristías o actos artísticos de solidaridad con ellos (desde aficionad@s, hasta los “grandes artistas” como Carlos y Enrique Mejía Godoy, Norma Helena Gadea, etc.). Tuvieron mucho apoyo de la gente vecina del lugar y de algunas organizaciones sociales, pudiendo vivir en un campamento de solidaridad durante tanto tiempo. Dormían al aire libre, en hamacas, con toldos negros de plástico, baños improvisados, visita de médic@s apoyantes, comida ofrecida, apoyo de los medios, etc. De hambre no se murieron. Pero algunos sí se murieron en esos días de sus dolencias.

 

        Fue un ejemplo muy bonito para la sociedad nica, demostrando que si se unen pueden lograr cosas. Al final obtuvieron lo que querían del Presidente, que les recibió y prometió por escrito darles apoyo diplomático ante los juzgados de EUA (no era fácil, porque, como sabemos, este Gobierno se ha destacado por su servilismo a los intereses del “Big Brother”).

 

        Tuve la oportunidad de llegar a comentar con su principal dirigente, Victorino, la necesidad de que fueran críticos y que no se fiaran de estas maniobras ejecutivas… Pero ya estaban alerta y prometieron que volverían si las cosas no se cumplían. La batalla no es para dos días, sino para algunos años, así que van a necesitar de mucha organización e intersolidaridad. Fui testigo de su alto grado de organización y de un liderazgo que no me pareció autoritario, pero sí firme. Entre otras cosas, el liderazgo tuvo el mérito de saber conjugar a tanta gente de diferentes posiciones políticas, en una demanda que superaba las banderas partidarias o partidistas.

 

        ¡Si en Nicaragua se dieran varias de este tipo de luchas, y coordinadas entre sí, ciertamente este país pudiera empezar a cambiar algo o al menos a tener más esperanza colectiva! ¡Empezó ya con el Nemagón! Pero, ¿continuará con otras luchas articuladas?

 

6. Para terminar algún apunte referencial al asunto de la lucha de l@s estudiantes por el 6%.

 

        Quienes hayan acompañado la situación de Nicaragua (y varias de estas Cartas) se habrán  dado cuenta que éste es un asunto recurrente en la sociedad nica. Cuando hay votación del Presupuesto en el Parlamento, o distribución de los ingresos, vuelve a la carga el tema del 6% para las Universidades, que es un asunto constitucional. Es decir, cada año el Gobierno debería destinar una partida del 6% de sus egresos (norma constitucional) para financiar las Universidades, lo que beneficia especialmente a los sectores pobres de l@s estudiantes.

 

        Año tras año, las luchas son renovadas porque los Gobiernos no cumplen este acuerdo constitucional. Se valen de mil patrañas presupuestarias para decir que dan el 6% e incluso más. Los recursos ante la Corte Suprema de Justicia muestran el mismo resultado: que el Gobierno no cumple del todo y que debe pagar lo que queda hasta llegar al 6%. Y ahí empiezan los líos, porque el Gobierno de turno se niega a hacerlo. Resultado: hay huelgas estudiantiles, sobre todo manifestaciones muy violentas, donde caen estudiantes herid@s por la Policía y también de la misma Policía. Recientemente murió un policía. Pero hay también estudiantes con graves lesiones, al igual que algunos policías. Estos enfrentamientos siguen estos días. El Gobierno, con su incapacidad, enfrenta a la policía con l@s estudiantes, con los resultados ya conocidos de heridos e, incluso, muertos.

 

        Hay gente que se queja de l@s métodos de lucha de los estudiantes. Tal vez con otros métodos (nadie les discute la justeza de su lucha) se pudieran ganar a la sociedad civil, que ya da muestras de cansancio supino ante estos enfrentamientos anuales, con graves desperfectos de locales, lesiones de gente que pasa por estos lugares, incertidumbre social y política, etc. Este año, además, las barricadas y enfrentamientos fuertes entre Policía y estudiantes se han dado en varias ciudades con gran intensidad y no sólo en Managua. Estas luchas muestran cada vez más la erosión de poder en Nicaragua, el desconcierto de la población ante la no salida del país, por lo que crece la conciencia de que Nicaragua es un “país inviable”, donde nada se resuelve y donde la miseria y la exclusión permanecen, pese a que el país posee suficientes recursos naturales para vivir y vivir bien.

 

7. Lo demás son cosas que ya tod@s conocemos: el famoso TLC, el ALCA, las imposiciones de la “trinidad satánica” FMI-BM[ii]-OMC… Todo esto configura el marco insalvable del accionar económico y socio-político del país.

 

        Por eso, ante el servilismo de este Gobierno ante los intereses de EUA y ante la no consolidación madura y articulada de una sociedad civil fuerte en Nicaragua, sigue de nuevo la pregunta anteriormente planteada:

 

“¿ES REALMENTE NICARAGUA UN PAÍS “VIABLE”?[iii]

 

        Y como las atenciones mundiales están puestas en IRAK y Oriente Medio, y Nicaragua no interesa hoy tanto, terminamos por aquí. ¡Ánimo!

 

rui manuel grácio das neves

managua (nicaragua)

20.05.04.  



[i] EDWIN SÁNCHEZ, “La Pasión”, de las butacas a las calles. Bendicen a Bush y escarnecen a los del Nemagón. EL NUEVO DIARIO. Managua. 20.03.04, sábado, p. 9B. ‘Plaza Inter’ es un hotel de lujo de Managua.

[ii] Incluimos aquí al BM en esta trilogía satánica, por más que JOSEPH E. STIGLITZ, en El malestar en la globalización, intente salvarlo del descalabro del fundamentalismo de mercado del FMI…

[iii] Habría otros asuntos más, suficientes importantes o graves, según se mire, como el asesinato del famoso periodista Carlos Guadamuz, para muchos con trasfondo político; la cuestión de la migración constante nica a Costa Rica y a EUA; la violencia doméstica contra las mujeres, tema permanente en esta sociedad machista; etc. Todo esto hace decir a alguien como León Núñez, destacado jurista y escritor: “Esto no se resuelve en el corto plazo”. Esto es precisamente lo que está implantado ya en el subconsciente de la mayoría de l@s nicas…

 

Volver