“Nadie puede amasar una fortuna,

sin hacer harina a los demás”[1]

 

 

 

CARTA 15

 

 

IMPRESIONES DE UN LATINOAMERICANO EN EUROPA

(O MEJOR, DE UN “CENTRACA” EN “IBERIA”)

 

 

        Querid@s Herman@s Solidari@s:

 

1. Otra vez he ido a Europa. O mejor, a Iberia (Portugal/España, España/Portugal). Desde Centroamérica, una de las regiones más pobres del mundo, especialmente esta “nuestra” Nicaragua, que, junto con Honduras y Haití están en los infiernos del continente americano (¡eh!, ¡ojo!, ¡¡¡que “América” no son los EUA!!! ¡Aquí también somos “american@s”!). O sea, que podríamos llamar a esta Carta: “Ida de los infiernos al paraíso… al menos, a su primer piso”.

 

        Ya sabemos que ni Portugal ni el Estado español son el primer mundo del Primer Mundo, pero viven con un confortable nivel de vida. Para l@s que sobrevivimos aquí son tierras ric@s... Aunque no como Alemania, Francia, Suecia, Noruega o Suiza. Pero se puede vivir bastante cómodo en Iberia, ¿verdad que sí?

 

2. ¡Claro que hay problemas en Iberia! Hay emigrantes afros y “sudacas” que no lo pasan tan bien. Venden CD’s en el suelo de las plazas o cerca de los metros, donde los hay, con un ingenioso sistema de manta plegable a prueba de “agua” (polis). No sé cuanto sacarán, pero desde el ámbito formal aparecen como un atentado a la “propiedad intelectual”, ésa que la Administración de EUA tanto le gusta defender… Bueno, donde hay hambre, parece que la cultura queda en segundo plano… (a no ser la cultura de la sobrevivencia). Otr@s pensamos que si se propaga así más la cultura, no está tan mal la cosa...

 

        En Portugal hay muchos inmigrantes de los países del Este con un buen nivel de estudios formales, una buena cultura y un buen grado de organización, que nuestros herman@s afros no han conseguido todavía.

 

        En una palabra: la Europa del Sur oeste, la Iberia, es cada vez más multicultural. Esto lo nota alguien que viaja allá trianualmente. Es una buena oportunidad para el pregonado “encuentro de culturas”. ¿Será? (Mientras tanto, hay african@s que siguen muriendo al intentar cruzar el Océano, para entrar en Andalucía. ¿Por qué será que pasa esto?).

 

3. Como siempre, para quien viaja de un “espacio de sobrevivencia” (todavía recuerdo aquellas camisetas salvadoreñas: “I survived in El Salvador”), a un “espacio Schengen”, se observa un alto nivel de consumismo. De esta vez no estuve en Navidad (“Papá Noel/Santa Claus nos robó al Niño Jesús”), pero en estas épocas veraniegas también había consumismo. ¿Será todo eso necesario? Son preguntas, que van cayendo de por sí a lo largo de este reflexionar andariego…

 

        Parece bien que la gente descanse de la explotación anual del trabajo, pero: ¿Para caer ahora en la industria del consumismo? Es atronador el papel de los medios de (in)comunicación de masas: “compre esto, compre aquello, si todavía no ha comprado, entonces…”. Es un bombardeo continuo. ¡Comprar, siempre comprar! El ser humano comprimido a nivel de una billetera. Tengo, no tengo. No importa, con crédito todo se resuelve. Satanás convertido en letras de crédito. Una prisión dorada. Todavía me acuerdo de aquel anuncio machacón,  la otra vez que fui, en la radio de Lisboa: “¡Año Nuevo, coche nuevo!”. ¡Muy bonito! Y las mujeres que fuman más que los hombres, aunque tal vez sentí que hubiera menos “tabacomanía”… Los tiempos cambian.

 

4. Lo que no cambia es la “vorágine del tiempo”. Ya había leído a l@s sociólog@s que clasifican hoy las sociedades por la ‘rapidez’. Hay sociedades de ritmo rápido, medio y lento. Vi un programa en la TV calculando la rapidez en que caminan o hablan vari@s ciudadan@s de algunas ciudades del mundo. Prisa, prisa, prisa. ¿Por llegar a dónde? Tal vez más rápido a la tumba, pero eso… es demasiado profundo. De momento, para darse más placer o evitar más dolor. Y sin embargo, seguimos aprisionad@s en la misma rueda de placer-sufrimiento. Consumismo. Buda redivivo. Pero no le escuchan, sólo le oyen.

 

        Sí, el budismo está (relativamente de moda), pero para encontrar serenidad mental-corporal. No sé si tanto para “iluminarse” en una vida materialista de consumo y hedonismo… ¿a costa de qué? ¿A costa de quiénes? Preguntas… preguntas… (Y dicen los filósofos que las preguntas son más importantes que las respuestas, porque movilizan nuestras neuronas, implementan buenas conexiones sinápticas en nuestros cerebros…).

 

        Decididamente, nuestras sociedades “centracas” son de ritmo lento. La cuestión es caminar aquí para sentirse que todavía se está vivo, para vender algo, para sobrevivir. Se vive al día o, a veces, a la mañana. Siempre deudas, siempre “bajo cero”. Nunca se alcanza la superficie. El/la pobre que alcanza la superficie, poco le dura el oxígeno tomado… Aquí, en C.A., (casi) tod@s son excluíd@s (más ellas, por supuesto…). En Iberia, tal vez un… pongan el número, pero creo que será bien menor que el de sus “semejantes” en C.A., y especialmente en Nicaragua-Honduras (Haití, en el Caribe, todavía peor), ¿no creen?

 

5. Pero hay problemas en Iberia: la flexibilización del trabajo. ¿Quién tiene hoy trabajo seguro? Sólo quien trabaje para el Leviathan moderno: el Estado. Ser funcionari@ del Estado: ¡Una gran ilusión! Trabajo seguro (en general, hay excepciones: véase maestr@s en Portugal), vacaciones aseguradas, vejez asegurada. ¿Costo? La mediocridad, no pensar (críticamente) mucho, ser siempre obediente y leal… ¡Qué bonito!, ¿verdad?

 

        Los jóvenes lo pueden pasar algo más mal ahora en Europa. Cuando tienen que trabajar. ¿Cuánto les dura el contrato? ¿Cuánto tendrán que esperar para conseguir otro trabajo? La Gran Caída: del consumismo hedonista al trabajo ingrato (¡y gracias!). Ya va siendo un espécimen raro aquel que entró a trabajar en una empresa y trabajó toda su vida en ella, hasta la muerte, como ocurría antes.

 

        ¡Esclav@s como esos son ya hoy rar@s!

 

6. En general, me ha parecido Iberia de esta vez cada vez más robotizada y con poco sentido crítico. A lo mejor me equivoco, ustedes saben más que yo de eso. El Mundo es la Unión Europea, y si hay algo fuera de ella, es EUA (y “su” guerra de Irak). Ah, sí, también está Japón, pero… ¡ése es otro Mundo, muy diferente, aunque viven bien (y siempre viajan con sus cámaras de fotos)! El resto no existe. Sólo cuando hay guerras, elecciones, catástrofes, terremaremotos, etc.

 

        ¡Pobres de l@s “centracas” en este momento! No tenemos de momento un huracán “Mitch” y las elecciones son ahora cada cuatro o cinco años y todo corre “normal”… Somos ya países “democráticos”: con hambre y sin trabajo formal. (Perdonen la pregunta ingenua: ¿A qué se llama entonces ‘Democracia’?).

 

        (“Nicaragua es la capital ¿de qué país?” Me preguntaba hace unos años un universitario cerca de Coimbra).

 

        (A veces me siento en Iberia como un extra-terrestre. Mis preocupaciones, intereses, análisis, etc., son las de alguien raro. Cada vez más raro. “¡¡¡Paren, me quiero bajar de este planeta!!!”).

 

7. Pero en Iberia las cosas funcionan… más o menos. Acá, las cosas funcionan menos que más. O casi nada. Sí, mejor, nada funciona. Un@ se extraña de ver algo con un proyecto de país. Aquí, en Nicaragua, nada resulta. Es un óptimo ejercicio espiritual, pues ya los maestros de espiritualidad antiguos nos recomendaban, desde hace siglos, no buscar recompensas. Eso es para los espíritus inferiores. El espiritual (o mejor, la espiritual, porque las mujeres lo son mucho más que los hombres…; bueno, no todas…), como el/la revolucionario/a, no pueden quedarse mirando recompensas provisionales. Eso es pérdida de tiempo. Aferramiento. Ego. Por lo tanto, a continuar luchando. (A veces me acuerdo del grupo religioso: “Pare de sufrir”. Muy buen lema en estos tiempos, especialmente acá…).

 

8. Sí, el cristianismo oficial en Iberia, un desastre (con sus excepciones)[2]. Lo que me gusta son los grupos de base, vari@s cristian@s que se juntan y trabajan por algo de entrega a los demás desde su propia mística de vida. Hacen cosas incluso radicales. Much@s no tienen que envidiar nada a l@s cristian@s comprometid@s de acá o de otros Terceros, Cuartos o Séptimos mundos. Porque se puede ser revolucionari@ en cualquier parte… es cuestión de mente-corazón y no de espacio geográfico. Lo que pasa es que hay algunos lugares que animan a un@ más a eso… Pero, ¿dónde están ahora esos lugares?

 

        Pues, sí, como les iba diciendo, los obispos de Iberia están más preocupados por el condón, por la homosexualidad, por el divorcio (la cosa del sexto mandamiento) que por otros asuntos mucho más graves. Pero parece que la clase de religión es muy importante en España para el Episcopado. No tanto la corrupción, el compromiso con las y los inmigrantes, las injusticias, la guerra o la situación en otros lugares del mundo infrahumanos…

 

        Ay, si Jesús de Nazaret levantara hoy la cabeza…

 

9. Políticamente, lo normal es la tendencia al “centrismo” (¡que l@s politólog@s nos expliquen qué es esto!). Tanto la derecha como la “izquierda” de la “partitocracia” tienden a posturas más uniformes, allí en el Centro, que es donde se atrapa a la clase media. ¿Qué diferencias van habiendo entre los Partidos de Derecha e Izquierda?

 

        (Perdónenme, soy un anarquista empedernido… ¡Y cada vez peor! No me hagan caso…)

 

        Por otra parte, la tendencia al modelo bipolar es cada vez más fuerte, en Iberia y en C.A. Sólo parece que hay dos opciones: o un poco más conservador o un poco más progresista. A veces, incluso bastante más conservador… Es decir, se trata de la famosa “derecha centrista” (curiosa expresión). Otra trampa. Realmente, tienen razón algunas escuelas hindúes: el Mundo es una Ilusión. El problema es que tant@s la creen, que termina por ser realmente “Verdad”…

 

10. Y la pregunta del millón: ¿Resuelven algo de la vida las votaciones? Sinceramente, con la mano en el corazón, díganme l@s más “cargadit@s” de algunas décadas (=juventud acumulada): ¿Han visto realmente cambios con tanta elección tras elección? Cambios de peso, sustanciales, no “cambitos”…

 

        Otra pregunta ingenua: ¿Por qué entonces seguimos votando?

 

        (Porque es nuestra obligación como ciudadan@s, nos dicen. Vale. Votar por deber. Ir al matadero por deber. Ir al trabajo por deber. Ir a la Iglesia por deber. Obedecer al padre, al sacerdote, al pastor, al jefe… todo por deber. ¿Para qué?

 

        ¡Voto útil! ¿Para quién? Para los políticos, claro…¡Dénles su cheque en blanco, por favor! Faltaría más. Lo necesitan. Pero luego, no nos quejemos: ¡somos colaboracionistas!¡Nadie tenemos las manos limpias en esta mi… que conjuntamente fabricamos! Y sigamos votando…).

 

        Lo mejor fueron los “grafittis” que vi en la Universidad de Coimbra unos años atrás (1997):

 

            “Votar sólo sirve para cambiar de amos, no para dejar de ser esclavos”

 

        Seguido de :

 

            “La Universidad sólo iluminará a la Sociedad… ¡cuando le echen fuego!”

 

        (Tengo que ir al psicoanalista: Enfermedad incurable: ¡anarquismo rabioso!).

 

11. Y otra cuestión: me parece que la Sociedad Civil en Iberia está más desarrollada… pero me pareció políticamente inactiva: menos “manis”, todo más institucionalizado, incluso la protesta… excepto la bella acción espontánea de la ciudadanía española frente al P.P. después de los atentados del 11-M (a tener en cuenta sociológicamente: los medios de convocatoria ya no son, principalmente, los carteles, sino Internet, teléfonos móviles, “boca a boca”… Estamos en la época informática, de la protesta también…).

 

        La Sociedad Civil en Nicaragua está por los suelos. Acostumbrada en la época supuestamente revolucionaria a la orden que viene de arriba y que todo se inicia desde arriba (“Dirección Nacional, ¡ordene!”, era el lema), ahora está difícil articularse significativamente si el caudillo del FSLN no lo apoya, y sólo lo apoya cuando le interesa (otras hasta lo desmoviliza)[3].

 

        ¿Retroceso general de la Sociedad Civil? Parece que en Costa Rica y en El Salvador no… Pero, en general, parece que la lucha se va institucionalizando vía Partidos-ONG’s.

Las sociedades parecen más controladas…más manipuladas (¿por quiénes?)[4].

 

12. En general, puede haber problemas de pobreza en Iberia, pero ni comparación con C.A., ni en la profundidad de la pobreza (extrema pobreza-miseria en Nicaragua, por ejemplo, problemas de marginación, pobreza moderada y exclusión más bien en algunos sectores “ibéricos”…). El fenómeno es el mismo, la “ilógica lógica” la misma, pero el impacto en uno y otro lado es muy diferente. Todavía quedan restos o espacios, más o menos extendidos (¡y amenazados!), de un Estado de Bienestar en Iberia, pero eso es casi inexistente en algunos países de C.A. (excepto en Costa Rica).

 

        No es mi opción tampoco: simplemente intento constatar…

 

13. Y, para terminar, algunas reflexiones humanísticas: no he visto casi nada de Espiritualidad en nuestros herman@s ibéric@s. Que me pedonen. Predomina la “ética (¿?) del éxito a toda costa”, del dinero y de la cuenta bancaria, del coche, del lujo de vida (como gran utopía), del consumir, sin grande preguntas: ¿Para qué? ¿Hacia dónde? Es la gran pregunta de los latinos: “Quid prodest?” ¿Para qué sirve? ¿A quién favorece? Hay agradables excepciones, pero son eso, excepciones que confirman la regla. En general, poca Sabiduría: ¡lástima! Vamos al desfiladero.

 

        ¿Y en nuestros hermanos de C.A.? Están muy “machacad@s”, intentando sobrevivir, sufriendo mucho (y sin el apoyo espiritual y psicológico para esto) y eso puede llevar a actitudes de cinismo y sálvese quien pueda.

        Así que, cinismo por ambas partes. ¡Qué barbaridad!

 

        Pero l@s “centracas” todavía conservan su fe en Dios (“¿Hasta cuándo, hasta cuándo va a durar toda esta situación?”), que entra en crisis por toda la situación de injusticias desmesuradas: ¿Qué hace Dios a todo eso?

 

        Para l@s ibéric@s, Dios se ha convertido en una palabra del pasado (o sirve sólo para l@s que son de derechas, puesto que normalmente sigue vigente que ser cristian@ es ser de derechas), un recuerdo más o menos agradable o desagradable, aquel abuelo de barbas y calvo al que las autoridades (papá-mamá-juez-policía-jefe-maestr@) invocaban continuamente para justificar sus acciones… Se convirtió en un Dios superfluo, inútil. La Iglesia Católica se está convirtiendo también en algo ridículo, episódico, frente al crecimiento rápido de evangélicos pentecostales e islámicos.

 

        Y eso sí, sin quitar la ideología dominante de materialismo hedonista y consumista, al estilo de una pequeña burguesía (con su idolatría del dios-Mercado, el dios realmente vigente), está la búsqueda de gente en otras actividades espirituales más minoritarias, algunas veces sectarias, otras no necesariamente, de gente que busca sentido en la práctica espiritual directa e inmediata. Otras veces, son gente solidaria con procesos políticos o sociales liberadores.

 

        Desde acá, desde C.A., desde una teología de la liberación renovada (ahora ya mundializada), estamos esperando que ambas gentes se unan y que sea posible una espiritualidad con compromiso socio-político radical y activistas radicales con meditación e interioridad.

 

        Dado el dualismo que existe en Europa en estas cuestiones, tal vez sólo algunas muy escasas minorías lo logren. Algo va cambiando, cierto, pero la actitud dogmática todavía es muy difícil erradicar. Preferimos los dogmas, del signo que sean (religiosos o políticos), a la libertad de la propia búsqueda, compartida también, al miedo a la libertad, como ha dicho gente despierta.

 

        Encontrar la unión de ambas dimensiones (¿son realmente dos?) en una sola persona o personas, en un grupo, sería la gran revolución mental del siglo XXI.

 

        Creo que no hay que esperar que la Revolución surja, para que empecemos a vivir. La Revolución la hacemos en lo cotidiano y depende de nosotr@s, de nuestras decisiones aquí y ahora. ¿O no?¿No es esto entonces ‘espiritualidad revolucionaria’?

 

        Querid@s amig@s: Un abrazo solidario desde este fin de Año Viejo, aguardando mejores cosas para el que viene, con mentes más despiertas.

 

        Cordialmente,

 

        rui manuel grácio das neves

        managua (nicaragua)

        30.12.04.                                                                       



 

[1] Manolito, en la Mafalda de QUINO.

[2] Perdónenme tantas generalizaciones en esta Carta...

[3]  De todas formas, ha habido protestas interesantes, aunque pequeñas, en contra de la subida del agua, de la electricidad, etc.

[4]  En general, la institucionalidad formal está muy poco desarrollada en C.A. El “caudillismo” sigue siendo la filosofía imperante, que crea su clientelismo. En Nicaragua, como saben ustedes que acompañan nuestras Cartas, tenemos varios caudillos que quieren disputarse esta “hacienda”: Daniel Ortega, Arnoldo Alemán… al que se une el hasta ahora Cardenal Obando y Bravo. No parece que el actual Presidente les haga sombra en esto.

CARTA DESDE LA INDIA-1

Volver

Contador de visitas a la página

PRIMERAS IMPRESIONES DE UN IBÉRICO-LATINOAMERICANO

 

 

Querid@os Amig@s Solidari@s con los procesos sociales de los Pueblos del así llamado "Tercer Mundo":

 

1. Aquí estoy de nuevo con ustedes, desde este lejano continente asiático. Desde la India, un país que siempre ha despertado una viva curiosidad, un encanto mágico, junto con las críticas sociales más despiadadas, sobre todo desde la Modernidad.

 

En un anterior escrito, Peregrinación a la India, explicaba las razones que me hicieron dejar, por el momento, América Latina y venirme a vivir y a trabajar a la India. Tal vez lo hayan leído. Era principalmente una búsqueda espiritual, un muy viejo sueño, comenzado varias décadas atrás de mi vida, todavía siendo adolescente, allá por los "felices años sesenta"... Ciertamente, los tiempos cambiaron, los idealismos y romanticismos también, pero la locura de la búsqueda se intensificó. Por eso estamos aquí.

 

2. Vari@s de ustedes me dijeron recientemente que no suspendiera la práctica de seguir escribiendo Cartas de Solidaridad, práctica que había comenzado en nuestra querida Nicaragua. Sabiendo que muchas veces no llegan noticias sobre estas realidades de una manera más fiable, o por lo menos, más directa y crítica, más allá de los intereses ya conocidos de las multinacionales de la información, la idea era mantener, modestamente, un contacto informativo, más o menos permanente, sobre qué ocurría aquí. Desde luego, siempre bajo nuestra óptica personal, buscando ser lo más "objetivo" posible.

Una "severísima" autocrítica y el paso de los años (="experiencia acumulada"), me ha llevado a la conclusión de que en esta segunda etapa debería introducir algunos cambios en este "género literario", apuntando a un diálogo informativo más antropológico-literario, sin dejar, por supuesto, el enfoque sociopolítico.

 

Como entre todos ustedes hay gente (¡felizmente!) de plurales extracciones filosóficas, dentro de una general y "sana" inclinación a lo que podemos denominar "sensibilidad izquierdista", que cada un@ tome lo que más le interese (en el caso de que lo quieran reproducir en sus medios escritos), pues ya son mayorcit@s y saben a lo que van. Eso sí, si extractan, procuren hacerlo de tal manera que las frases no digan lo contrario de lo que decía quien escribió estas cosas... Por lo demás, son libres de utilizarlo en sus debates espirituales, filosóficos y políticos como quieran.

 

Tampoco hay cualquier problema para que lo extiendan a otras amistades que consideren posiblemente interesadas (¡por favor!, para eso fueron escritas...) y, sobre todo, para que compartan una reflexión común sobre estas realidades desde una óptica de Solidaridad.

 

Por supuesto, estoy disponible para su crítica inter-activa, pues sólo así podemos ir mejorando este cyber-agora de la Globalización Alternativa. Sigamos haciendo camino construyendo puentes hacia un Mundo Mejor, con más Justicia, Inter-solidaridad y Socialización.

 

3. Empecemos. Aun a riesgo de resultar un tanto superficial y siempre desde la autoconciencia de ser alguien que viene de una cultura ajena a ésta, la primera fuerte impresión que me produjo la India es la de ser una sociedad tremendamente multicultural y plurilingüística. Da la impresión que ésta es una Nación con muchas otras naciones dentro. Una Nación de naciones. Diversidad de religiones milenarias, con millones de practicantes.

 

La multidiversidad es también lingüística. La mayor parte de la gente se mueve entre tres idiomas: el materno, el propio del Estado en el que vive (o bien el idioma nativo oficial de la India, el Hindi) y el inglés (que es también idioma oficial de la India).

 

El Hindi no es hablado en todo el país e incluso hubo, históricamente, desde la independencia de la India, oposición en algunos Estados del Sur a usarlo como idioma nacional oficial, pues tienen los suyos propios. Es sobre todo hablado en el Norte y en el Centro de la India. En la ciudad donde vivo, Nagpur (literalmente, "lugar de las serpientes"), en el Estado de Maharashtra, predomina el Marati, no muy diferente del Hindi.

 

En este sentido, he empezado a estudiar ya el Hindi, pues me he dado cuenta de que relativamente poca gente habla el inglés. Lo entienden, pero lo hablan poco. Por supuesto, también he comenzado a profundizar en el inglés, que es de momento el que me sirve de mayor comunicación en otros ámbitos. El inglés es utilizado en la Universidad, a nivel administrativo, en varios periódicos, etc.

 

Por todo esto se puede comprender un poco lo tremendamente complejo que es este país, teniendo uno que mover sus neuronas entre varios idiomas, religiones, tradiciones culturales y filosóficas. Ésa es también su gran riqueza.

4. Pero donde el pluralismo se transforma en caos, es en la conducción.

 

Se usa el sistema británico de conducir por la izquierda. Hasta ahí no hay gran problema. Pero un@ no puede fiarse, porque adelantan por todas partes y vienen de todos los lados. Coches no hay muchos, casi no hay autobuses. Pero es un enjambre de motos, bicicletas y rickshaws. Nadie usa casco protector, pero las mujeres, la gran parte de ellas jóvenes, con sus motos, llevan la cabeza cubierta para defenderse del polvo y del sol, pareciendo unas musulmanas de la conducción.

 

Los adelantamientos de tod@s son dramáticos. Normalmente, se adelanta por la derecha, pero muchas veces, para un coche, si viene otro vehículo de frente, no hay problema, aunque uno camine a contramano. Simplemente, un@ sigue. Si el otro o la otra tienen espacio, es decir, si son una moto, bicicleta o rickshaw, pues que se aparten o esperen... Por supuesto, las rayas continuas o los pasos cebra para los peatones, sólo están de adorno...

 

Y también, para un peatón, es una riesgosa odisea cruzar la calle. A veces hay semáforos, pero no funcionan... Así que hay que practicar lo menos riesgoso: esperar, con mucha paciencia, un buen rato, hasta que no pasen vehículos y luego cruzar. O entonces, cruzar hasta el medio de la pista y esperar hasta que haya una oportunidad en el otro lado... ¡Trágica es la vida del peatón, como saben!

 

5. Este es, ante todo, un país muy religioso. Hay un gran interés en general por todo lo que es religioso. Y mucho respeto por todo lo sagrado. Como en el Hinduismo los dioses se cuentan por millares o por millones, uno más o menos no importa. Se incorpora también al panteón religioso. Cualquiera que se haga renunciante (samnyasi), no importa de qué religión sea, cuenta en principio con las simpatías de la gente... Si mendigan, les dan de comer. Y como no necesitan mucho... (Claro, puede ser también que entre ellos hayan algunos "vividores" y algún que otro criminal que se escapa así de la Justicia...)

 

Es verdad que hay graves conflictos entre hindus y musulmanes. Pero en el día a día se ve que conviven, pues tod@s forman parte de esta enorme nación. Me refiero a la gente de la base, pues se cuenta frecuentemente aquí que algunos políticos y autoridades, en estos tiempos de fundamentalismo, están más bien interesados en aumentar su caudal político, su "rebaño", así como su prestigio y su influencia, a base de azuzar de vez en cuando a un@s en contra de otr@s, normalmente las mayorías en contra de las minorías...

 

Y, como es sobradamente sabido, históricamente hasta hoy el fundamentalismo, del tipo que sea, religioso, cultural, político, social o económico, no ha resuelto ninguno de los importantes problemas de los seres humanos... Más bien los ha agravado....

 

6. En lo sociopolítico sigue candente el problema de los dalits (literalmente, oprimidos), es decir, las castas inferiores y los sin casta. Pocas semanas antes de que yo llegara aquí a la India, mataron en este Estado de Maharashtra, a varias mujeres de una familia de dalits, por conflictos de tierra, en el campo.

La respuesta no se hizo esperar. Hubo manifestaciones violentas en Nagpur, enfrentamientos con la policía (por entender que ésta no da la suficiente protección a l@s dalits amenazad@s, ya que son parte de l@s últim@s), fuego y destrozos sociales. Y el problema sigue candente. Aunque el movimiento de los dalits no sea precisamente gandhiano en su estrategia de defensa noviolenta, da para ver, a primera vista, que es un movimiento social en ascensión y con progresivo desarrollo... Veremos a ver qué pasa en los próximos tiempos.

7. ¿Pobreza en la India? Pues sí, claro. Pero no tanta, a primera vista, como esperaba. Para quien ha vivido en Centroamérica, esto no es ninguna sorpresa. Se observa que la India está en un momento de crecimiento económico intenso. Parece haber trabajo y condiciones para mucha gente en este país de más de un billón de habitantes (junto con la China, un tercio de la humanidad...).

Sin embargo, falta mucho para que la distribución sea realmente equitativa. Aquí podríamos entrar en una discusión más de fondo sobre modelos económicos, pero, dadas las limitaciones de espacio-tiempo de estos escritos, prefiero dejarlo para cuando me encuentre alguna vez entre ustedes...

Las mujeres también forman parte de l@s dalits, porque no tienen claramente los mismos derechos reales. Sobre esto también quería volver más despacio otro día.

8. Y termino por hoy con una corrección lingüística: aunque el Diccionario de la Real Academia lo permite, no es realmente correcto llamar a la gente de la India como "hindus", porque "hindu" es la religión, no la nacionalidad. Hay indi@s que no son hindus. Así que creo que debemos optar por llamarlos sencillamente "indi@s" (est@s sí que son l@s "auténtic@s"...: ¡qué jugadas nos hizo aquel Colón!). En portugués tenemos la distinción entre "indi@s" e "indian@s" (l@s de la India). En fin, como sea, aunque los llamamos "indi@s de la India", pero, por favor, por precisión histórica, no más ya "hindus" (porque dejaríamos un poco más del 20% del país al margen...).

 

------- 0000000 -------

 

Seguiremos otro día, compartiendo otras noticias, vidas, culturas. Una vez más, el Mundo nos aparece como multidiversamente Uno y creo firmemente que estamos más bien llamad@s a una Globalización Intercultural y Solidaria, en el respeto mutuo, y no condenad@s a la del capitalismo imperialista e inhumano que nos atenaza y que todavía sufrimos...

Sigamos, pues, caminando junt@s.

¡Un saludo asiático desde la "Ciudad de las Serpientes"!

 

 

 

rui manuel

nagpur

25.12.06

 

Volver