EL FILÓSOFO

 

 

“Sólo sé que no sé nada”

y ésta es la mayor de las sabidurías:

palpar nuestros límites,

sobrepasándolos,

interrogar e interrogarnos,

sin fin,

valientemente,

absoluta creencia

en esa Verdad

que tod@s albergamos

(antropológico optimista).

Permanente

y no pedantesco

diálogo,

descubriendo

junt@s

una Verdad

esencialmente colectiva.

Subversivo,

mayeuta,

partero de la mayor hermosura

que en nosotr@s late.

La cicuta,

por premio,

te dio a beber el Poder.

El Poder nunca es democrático,

ni nunca podrá serlo

(sólo la Anarquía,

poder fragmentado,

socializado,

compartido,

en multiplicidad de añicos transformado,

pero ninguno más poderoso que otro,

Asamblea Permanente,

Diferentes buscando

la Común-Unidad),

Sócrates,

ácrata caminante

(¿de derecha o de izquierda?),

siempre hermano.

Necesitamos millones de Sócrates,

o entonces

descubrir el Sócrates

que anida en cada un@ de nosotr@s,

para edificar

junt@s,

revolucionariamente,

un Mundo Nuevo.

Sin ti,

Auténtica Revolución

no existe,

porque no hay Cambio

sin Pregunta,

sin Duda,

sin Dialéctica,

sin Cuestionar

Cuestionándo/se,

sin Agitar/se.

 

 

 

managua

06.04.98

 

 

[Tomado de: RUI MANUEL GRÁCIO DAS NEVES, Mística y Revolución. Espiritualidad, Poesía y Ensayo para el Nuevo Milenio. Inédito]

 

Volver

 

 

V